Importantísima victoria del Sevilla en La Coruña

Se adelantaron dos partidos hoy sábado a la 18ª jornada de la liga española. El Sevilla conseguía esta tarde en La Coruña una victoria importantísima para seguir en la zona Champions de la tabla, al vencer por 1-3 al Deportivo de la Coruña, que se queda sexto en la clasificación. Mientras tanto, monumento al fútbol el que hemos podido vivir esta noche en Mestalla, con el empate a tres goles entre Valencia y Villarreal, un partidazo en toda regla que pudo ganar cualquiera y que hubiera sido injusto que alguno de los dos perdiera.

Todo parecía de cara para el Deportivo de la Coruña al término de los primeros 45 minutos en su partido de esta tarde contra el Sevilla. Los gallegos ganaban por 1-0, con gol de Bodipo a la media hora de partido, y además jugaban con un hombre más por la expulsión del sevillista Maresca, que agredió al autor del gol deportivista. A esas alturas, el equipo gallego se situaba tercero en la tabla, y el Sevilla y su técnico Jiménez, estaban abocados a sufrir una nueva derrota, que casi dejaba en la calle al entrenador de los andaluces. Pero la historia cambiaría el curso de los acontecimientos.

En una grandísima segunda parte de los sevillistas, en especial del delantero Kanouté, que entró en la reanudación del partido, los hombres de Jiménez lograron voltear el resultado con goles de Luis Fabiano, Renato y Diego Capel. Nadie hubiera podido predecir el derrumbe de los hombres de Lotina, que veían impotentes cómo la contra de los andaluces resultaba mortal de necesidad. Tres llegadas claras, tres goles para darle la victoria a los de Nervión. El Sevilla y su técnico Manolo Jiménez respiraron hoy en Riazor.

Partidazo de Valencia y Villarreal en Mestalla

Para fútbol el que se ha podido vivir esta noche en Mestalla. Valencia y Villarreal protagonizaban el duelo regional, un partido al que los amarillos llegaban con tres derrotas consecutivas a sus espaldas y el Valencia aupado en la segunda posición de la tabla. El empate a tres goles final ha sido sinónimo de auténtico espactáculo. Buen juego, emoción, intensidad y un ambiente fantástico, a pesar del frío que ha reinado esta noche en la capital valenciana.

A los diez minutos de partido el Valencia ya dominaba el electrónico por un claro 2-0, con goles de Baraja y un genial Villa, que suma 14 goles en 18 partidos. Todo parecía que se le ponía de cara a los valencianistas, pero si algo tiene este Villarreal es que nunca le pierde la cara a los partidos, y, de la mano de un gran Ibagaza, comenzó a tomar el pulso del encuentro y a crear verdadero peligro en la puerta de Renan. Dos balones al larguero fueron la antesala del empate, al borde del descanso, de Fuentes, que metió de lleno en la batalla a los de Pellegrini. El Villarreal no estaba muerto ni mucho menos.

En la segunda parte la entrada del francés Pires propició que el Villarreal siguiera con el control de la pelota, hasta que a falta de un cuarto de hora, su delantero Llorente empatara el partido. En los próximos siete minutos el encuentro se volvería loco, y el brasileño Edu ponía el 3-2 a favor del Valencia. Pero un minuto más tarde, un inocente penalti de Joaquín sobre Capdevila volvía a poner las tablas en el luminoso, tras la transformación de la pena máxima por parte de Rossi. Era lo más justo, el empate. Ninguno de los dos equipos se había merecido perder.