Viendo la Liga española sumergirse en un oasis al que sólo le ponen una pizca de gracia dos equipos, Real Madrid y Barcelona, uno mira con cierta envidia este año a la Premier League. Allí el título de Liga no sólo es cosa de dos, precisamente, sino como casi siempre de cuatro, y hasta cinco equipos. Pero esta temporada el clásico cuarteto de toda la vida, Manchester United, Chelsea, Arsenal y Liverpool, ha cambiado notablemente, cayéndose de la hegemonía el Liverpool de Fernando Torres y compañía.

Un Liverpool que merodea la zona de descenso. No en vano sólo le separan cuatro puntos del Wigan y el Aston Villa, equipos que marcan la frontera entre la gloria y el infierno. Su relevo en la parte alta de la clasificación lo han tomado dos equipos con muy buenas plantillas. Especialmente la del Manchester City, que posiblemente tenga el mejor equipo del campeonato. Los de Roberto Mancini son líderes empatados a puntos con el Manchester United, pero eso sí, con dos partidos más que sus vecinos, y uno más que Chelsea, Arsenal y Tottenham.

El City tiene además la mayor pegada del campeonato, algo que quizás le está salvando de no haber dicho ya adiós a la Premier. Si este equipo estuviera comandado en el banquillo por un entrenador más aguerrido y ofensivo, otro gallo le cantaría. A Roberto Mancini le viene demasiado grande el elenco de estrellas que tiene en su vestuario. Los problemas de Tévez, las suplencias incomprensibles de Silva y Adebayor… Una pena que con tantos recursos de como dispone, no los sepa explotar de la mejor forma posible. A estas alturas de competición, tal vez estaríamos hablando del máximo favorito al título

Sin embargo, creo que tal distinción la merece un Manchester United que, si bien no apostábamos por él a comienzos de temporada, ahora mismo lidera el campeonato con dos partidos menos. Y eso contando con el desastre de temporada que está realizando su máxima estrella, Wayne Rooney, quien no levanta cabeza desde el pasado Mundial de Sudáfrica y sus escándalos amorosos. Los hombres de Ferguson siguen la estela goleadora del búlgaro Berbatov, quien ha tomado las riendas del equipo, y la irrupción de un Chicharito Hernández que, sinceramente, a mí no me está sorprendiendo ya que en un grandísimo delantero.

Por detrás de ambos equipos de Manchester, el sempiterno Arsenal de Wenger, al que creo que le sigue faltando un delantero goleador que le resuelva algunos partidos. Como conjunto colectivo es posiblemente de lo mejor que hay en Europa. Enamora ver el juego de los gunners, pero Cesc, Denilson o Nasri no son el 9 que necesita este equipo. Desde la marcha de Adebayor al City, aún no han encontrado al killer que les haga subir un plus en sus posibilidades ligueras. Aún así marchan a dos puntos de los líderes, y con muchas opciones de volver a reeditar algo gordo.

Chelsea y Tottenham son las dos caras opuestas de la moneda. Si los de Ancelotti comenzaron la competición como un tiro, y parecía que podían llevarse la Premier de calle, una serie de resultados nefastos le ha llevado a la cuarta plaza, a siete puntos de los líderes. Apenas un punto por encima del Tottenham, que se mantiene en la zona noble de la clasificación gracias a la irrupción de Bale, jugadorazo al que hay que seguir, y un Rafael Van der Vaart que, después de salir por la puerta de atrás del Madrid, se está reencontrando en Londres.

Queda toda una segunda vuelta, ¿por quién apuestan ustedes en la Premier?.