Inter de Milan

En todo el mundo futbolístico se conoce que, uno de los grandes derbys, es el que cada año tiene lugar en el Calcio italiano, con el Milán y el Inter de Milán. El día del partido, los habitantes de la ciudad lombarda se visten con los colores de su equipo, ya sea el rojinegro los aficionados del Milan, o los azul y negros la hinchada del Inter. El hecho de que ambos equipos y aficiones compartan la misma ciudad, y el mismo estadio, el Giuseppe Meazza, convierten el partido en una auténtica fiesta del fútbol italiano.

El Inter, de la mano del portugués José Mourinho, ha sido el ganador del Scudetto en los últimos cuatro años. Los interistas han levantado también la Copa de Europa en dos ocasiones, en los años 1964 y 1965, mientras que su máximo rival, el Milan, ha logrado ganarla hasta en siete ocasiones. Hoy queremos contaros algunos de los grandes clásicos de los últimos años.

En el 2001, el Milán lograba una goleada de escándalo, 0-6 ante el Inter. Seguro que será un partido que jamás olvidarán ninguna de las dos aficiones, sobre todo la milanista. Dos goles de Commandini y dos goles de Shevchenko, más un gol de Giunti y otro de Serginho, coronaron un partido memorable para los rossoneri. Para los milanista fue una victoria grande, histórica, que aún se recuerda en la capital lombarda.

Memorable partido el que nos brindaron también ambos equipos en el 2004. En aquella ocasión, el Milán ganó por 3-2 al Inter, año en el que los milanistas ganarían su 17º título de Liga. Desde el comienzo del partido, el Inter había gozado de las mejores ocasiones, con un Dejan Stankovic inconmensurable en el centro del campo interista. Las cosas no podían ponerse peor para los rossoneri cuando, tras el 1-0 de Stankovic, Zanetti ponía el 2-0 antes del descanso para los interistas.

En la segunda parte se vio a un nuevo Milán. Los hombres del por aquel entonces entrenador rossonero, Carlo Ancellotti, acortaron distancias con un gol del delantero John Dahl Tomasson. Sorprendentemente, el Milán logró igualar con un tanto del brasielño Kaká, y apenas unos segundos antes de que concluyera el encuentro, el holandés Seedorf, con un trallazo desde 25 metros, batía la meta de Toldo, para llevar el delirio a las gradas milanistas con el 3-2. Fue uno de los mejores derbys de los últimos años.

También se recordará, desgraciadamente, el derby que disputaron en el 2005, con motivo de un partido de Liga de Campeones. En aquel encuentro, el portero brasileño del Milan, Dida, fue alcanzado por una bengala, y tuvo que abandonar el terreno de juego. El Milán había tomado la iniciativa, con un gran Shevchenko, sin embargo en la segunda mitad, el argentino Cambiasso había igualado la contienda tras un saque de esquina. Sin embargo, tras el impacto de la bengala sobre Dida, el árbitro decidió suspender el encuentro, y la UEFA dictaminó darle la victoria al Milán por 0-3, y castigar al Inter a disputar varios partidos de la Liga de Campeones a puerta cerrada.

Ese mismo año, en diciembre del 2005, se disputó otro gran derby, esta vez en la liga, con victoria del Inter por 3-2. Por aquel entonces, el Inter de Mancini no había ganado a los milanistas en los últimos ocho encuentros que les había enfrentado a ambos. La tensión estaba por las nubes tras los incidentes del partido de Liga de Campeones. Además, la tensión se agudizaba aún más, ya que ambos equipos luchaban por el título del Calcio.

Fue el Inter el que golpeó primero, con un gol del delantero brasileño Adriano, tras un penalty cometido por el defensa milanista Nesta. Sin embargo, otro penalty, esta vez ejecutado por Shevchenko, le valió al Milán para empatar. El delantero Martins volvía a poner por delante al Inter, con un potente disparo. Sin embargo, instantes después, el defensa holandés Stam, volvía a poner las tablas en el electrónico. Y cuanto todo parecía que iba a acabar en empate, de nuevo el brasileño Adriano le dio los tres puntos a los interistas.

El último de los derbys que os recordamos fue el que se ha disputado este año, con la concluyente victoria del Inter por 0-4. A comienzos de esta temporada, el brasileño Leonardo se hizo cargo del banquillo del Milan. Un mes después de su nombramiento, recibió esta humillación por parte del eterno rival. Los goles en el primer tiempo de Thiago Motta, Maicon y un penalty de Diego Milito, colocaron a los interistas con un claro 0-3 al descanso. Para agravar aún más la miseria de los milanistas, Dejan Stankovic colocaba el cuarto en la segunda parte. Una victoria que demuestra que el Inter de Milán es ahora dueño y señor de la capital lombarda.