Riquelme y el piojo LopezUna muy buena noticia en el fútbol argentino es la vuelta de aquellos jugadores que marcaron grandes diferencias en sus clubes, que aportaron alegrías, emociones, llenaron de gol a toda una hinchada, y que, por el nivel que venían teniendo, terminaron demostrando su fútbol en el exterior.

El caso que se llevó casi todas las miradas fue la vuelta de Juan Román Riquelme a Boca Juniors, club en el que debutó en 1996 y cosechó seis títulos, convirtiéndose en ídolo de la hinchada xeneixe. Tuvo un paso por Barcelona y más tarde fue a demostrar sus habilidades al Villareal donde se transformó en una de las piezas claves del equipo, que más adelante conseguiría llegar a la semifinal de la Liga de Campeones. Sin embargo, y a pesar del cariño de la gente, Román debió abandonar el “submarino amarillo” por algunos problemas con su entrenador, el chilenos Manuel Pellegrini. Lo cierto es que la vuelta de Riquelme al fútbol de nuestro país provoca una gran alegría en aquellos que amamos el fútbol, en aquellos que nos gusta y disfrutamos de las virtudes de estos tipos de futbolistas.

Verón - Navarro Montoya - Ponzio

Otro que retorna a la Argentina es Claudio “Piojo” López, en este caso para vestir los colores de su amado Racing Club. Debutó en el año 1992 en la academia y cuatro años más tarde se fue a demostrar su fútbol a España. También jugó en la Lazio y, en el ultimo tiempo se desempeñó en el América de México, antes de recalar en Racing con 32 años. Muchos lo recordarán por su participación en la selección mayor y aquel famoso y recordado gol que le convirtió a Brasil en el propio estadio Maracaná en el año 1998, poco antes de disputarse el Mundial, y que le permitió a la Selección cortar una racha de 41 años sin poder ganar en el mítico estadio de Río de Janeiro.

Estos dos jugadores son los que mayor impacto han causado con sus retornos, pero también hay otro caso y es el de Leonardo Ponzio, que recaló en River Plate. Venía desempeñando una muy buena labor en el Zaragoza sin embargo, el interés millonario por hacerse con sus servicios lo tentó y decidió pegar la vuelta. Debutó en el 2000 en Newell’s Old Boys, en 2001 fue campeón mundial sub-20 y dos años más tarde partió rumbo a España. Si bien no tiene tanta experiencia como Riquelme o el piojo López, el mediocampista de 25 años tiene buen despliegue y seguramente es un gran refuerzo para Daniel Pasarella.

Otro regreso es el del “mono” Carlos Navarro Montoya que, tras su paso poco feliz por el Atlético Paranaense de Brasil, se calza los guantes para defender los colores de Nueva Chicago. El experimentado arquero de 41 años nació futbolísticamente en Vélez, también jugó en Boca, Chacarita, Independiente, Gimnasia (LP), Extremadura (España), Mérida (España), Tenerife (España) y Deportivo Concepción (Chile).

Los retornos de estos grandes jugadores, sin olvidarse de Juan Sebastián Verón en Estudiantes, jerarquizan a nuestro fútbol, priorizan el buen juego, despliegan talento y provocan muchas sensaciones, no sólo en los hinchas de Boca o Racing sino también en el gusto del verdadero hincha del fútbol argentino.

Fotos: Web / Agencias