Copa del Rey

Ayer jueves se disputaron los dos encuentros que faltaban para completar los partidos de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey. En Mallorca, los baleares lograron imponerse a un inoperante Betis por 1-0, mientras que en San Mamés, Bilbao y Sporting firmaron un pírrico empate a cero. Tan sólo el encuentro del pasado miércoles entre el Valencia y el Sevilla tuvo algo de interés en una Copa del Rey que se está convirtiendo más en un quebradero de cabeza para los equipos que un prestigioso trofeo. La mayoría de los entrenadores apuestan por los teóricos suplentes para afrontarla, lo que demuestra el poco interés que despierta en los últimos años el torneo del K.O

Precisamente, el Sporting de Gijón sacaba ayer sobre el campo de San Mamés a muy pocos de sus jugadores más habituales. El Bilbao, sin embargo, sí confió en sus titulares. El Barcelona, el miércoles, había dejado en el banquillo a Messi, Xavi, Alves, Henry, Eto’o, mientras que Betis y Mallorca ofrecieron ayer un tristísimo espectáculo que nos recuerda que la Copa del Rey es una piedra más en el duro calendario de las plantillas. Me da mucha pena que la Copa del Rey se haya convertido en un torneo un tanto devaluado, que no se le dé la importancia justa y necesaria, tan sólo en la finalísima.

Ganar la Copa del Rey es lo único interesante que presenta este torneo. Caer en las rondas precedentes no es ni mucho menos sinónimo de fracaso para algunos. Sin ir más lejos, evitar tener que jugarla, sobre todo a ciertas alturas de la temporada, parece suponer para muchos un alivio desmesurado. Tan sólo el hecho de que el Real Madrid cayera ante un club de Segunda División B fue lo único que le dio cierto sabor amargo a los blancos. Haber caído en otra ronda, y ante otro rival, quizás no hubiera supuesto un castigo desmesurado.

Copa del Rey del Valencia

Yo plantearía incentivar a los equipos ganadores de la Copa del Rey. Por ejemplo, que el ganador de la misma, como se viene especulando en los últimos años, tenga puesto en la próxima edición de la Champions League. Sería seguro un incentivo que obligaría a algunos equipos a jugarse el todo por el todo en la competición. Equipos como el Deportivo de la Coruña, o el Villarreal, cayeron en eliminatorias precedentes jugando con los téoricos suplentes. Esto hace que los partidos, ya de por sí entre semana, disten mucho que desear en cuanto a presencia de público.

Hasta hace muy poco, muchas de las eliminatorias se disputaban a un sólo partido, en terreno de juego del equipo de categoría inferior. Así parecía que le daba un poco de mayor emoción e intensidad a los encuentros. Pero de nuevo, no sé porqué, se volvió al formato de eliminatorias a doble partido, que creo que no benefician en absoluto al fútbol. Para algunos equipos de categorías inferiores, un desplazamiento largo puede suponer unas pérdidas económicas considerables, para encima caer eliminado. Es una vuelta a un formato que, en las últimas ediciones ha devaluado completamente la competición.

Es pues que plantearíamos la posibilidad de la vuelta a las eliminatorias a un sólo partido, en terreno del equipo de inferior categoría, y que el ganador de la Copa del Rey tuviera el premio de poder disputar la Liga de Campeones. Para algunos, esta posibilidad no entra dentro de la lógica, pues eso podría llevar a equipos del nivel medio de la Liga a una competición para la que, a lo mejor, no tienen ni presupuesto ni plantilla. Pero claro, para llegar a ella, habrán conseguido antes reunir los méritos suficientes ganando la Copa del Rey, ¿no?.