El Barcelona sufrió para eliminar al Espanyol

Ayer jueves se completaron las eliminatorias de cuartos de final de Copa del Rey, quedando vistas para sentencia las semifinales, que disputarán el Barcelona contra el Mallorca, y el Sevilla ante el Athlétic de Bilbao. El miércoles pasado, el Mallorca mantuvo su ventaja de un gol en campo del Betis, empatando a cero, mientras que el Bilbao vencía en Gijón 1-2, e hizo valer el empate a cero de la ida. Ayer jueves hubo emoción a raudales en ambas eliminatorias. El Barcelona sufrió más de lo esperado para vencer por 3-2 al Espanyol, después del empate sin goles de la ida, mientras que el Sevilla vencía en el último suspiro al Valencia 2-1, que con el 3-2 de la ida, le coloca en semifinales por el valor doble de los goles conseguidos en campo contrario.

El Betis no ha podido marcarle en 180 minutos ni un sólo gol al Mallorca, mientras que los baleares hicieron valer el gol de la ida. El miércoles fue un quiero y no puedo de un equipo bético que demuestra tener el olfato del gol demasiado quemado. Tan sólo las intervenciones del ariete Sergio García salvan a los verdiblancos. Ni siquiera el buen ambiente en las gradas, ni las ganas de levantar el vuelo, hicieron posible la remontada, ni tan siquiera el gol que nos llevara a la prórroga. El Mallorca, con una defensa sólida y con unos argumentos tampoco demasiado ostentosos, se coló en semifinales.

Esa noche, el Bilbao logró su clasificación en Gijón, en un estadio del Molinón que casi se llenó, con aficionados visitantes en las gradas. El empate a cero de la ida dejaba las espadas en todo lo alto. Al minuto de juego, los locales se adelantaban en el marcador. A partir de ahí, los dos equipos disputaron el clásico partido de Copa: directos al ataque y sin esperar concesiones. El Athlétic logró empatar antes del descanso, y eso le dió alas, ya que la eliminatoria se le ponía en franquía ahora a los bilbaínos. Mejor le fueron las cosas en la reanudación, pues a los seis minutos anotaban el segundo, lo que hundió un poco a los asturianos, que caen apeados de una competición en la que tenían depositadas grandes esperanzas.

Squillacci dio la clasificación al Sevilla

Ayer jueves se vivieron dos grandes eliminatorias, sobre todo la que se disputó en Sevilla. El Valencia llegaba con la ventaja de un 3-2 en la ida, resultado que logró incrementar a los pocos minutos con un gol de Marchena. Se le ponían cuesta arriba las cosas a los andaluces, que a diez minutos del descanso, lograban el empate por medio de un soberbio testarazo de Kanouté. Quedaba toda la segunda parte y un gol para los sevillistas. El Valencia, incomprensiblemente, se echó atrás, y el Sevilla encerró a los valencianistas. Pero no fue hasta el último minuto de partido cuando el defensa argentino Squillacci metía a los locales en semifinales. El Valencia pagó muy caro su cobardía.

Sufrió de lo lindo el Barcelona en su estadio para vencer al Espanyol y superar la eliminatoria. Y eso que los barcelonistas ganaban 3-0 mediada la segunda parte. Dos goles de Bojan y uno de Piqué hacían presagiar un nuevo paseo triunfal de los azulgrana. Pero en diez minutos de relajación total, un par de goles espanyolistas pusieron en vilo a los aficionados. El nuevo Espanyol de Pochettino estaba a un gol de dejar fuera de la Copa del Rey al equipo que recibe los elogios y las maravillas de todos. Al final, no fue así, y el Barcelona se medirá al Mallorca en semifinales.

Por tanto, Sevilla-Bilbao y Barcelona-Mallorca, son las dos semifinales, que comenzarán a disputarse el prósimo miércoles a partir de las 21.00 horas. Barcelona y Sevilla parten como favoritos para reeditar una final muy interesante. Los bilbaínos de todas maneras intentarán evitarlo, lo que para ellos supondría el título número 24 de Copa del Rey. Más emoción puede existir en la eliminatoria entre sevillistas y bilbaínos, ya que el nivel que presenta el Barcelona en estos momentos parece sintomático de que lograría eliminar sin problemas al Mallorca. La solución, dentro de dos semanas.